Cargando sitio...



Anuncios




Busca un artículo en la gastropedia




DIRECTORIO POR LETRA:


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-Ñ-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-



  • Risotto

    Risotto Preparación a base de arroz de origen italiano, la cual lleva diferentes ingredientes que le darán sabor y enriquecerán la preparación, según estos, la preparación de risotto tomará diferente nombre así tendremos por ejemplo el risotto a la milanesa, a la piamontesa, a la primavera, al salto, a la monzese, a la forestiére, napolitano, a la marinara, entre otros. Para la elaboración del risotto debemos emplear arroz que tengan buen contenido de almidón, esto hará que quede con la consistencia compacta y húmeda característica. El origen semántico de la palabra es del italiano riso que significa arroz. El azafrán se conoce en la región de Lombardía al norte de Italia desde el siglo XIII ya el papa Celestino IV, natural de la ciudad de Milán lo empleaba en el agua de su baño junto con lirios, rosas y lavanda. Cuenta una leyenda de Lombardía que los habitantes de la ciudad de Navellié tenían la costumbre de que al salir de la ciudad se llevaban consigo algunas hebras de azafrán. En una oportunidad, uno de ellos debía viajar a Milán y se dispuso a preparar su comida. Dado que tenía muy pocos ingredientes para condimentarla, se le ocurrió agregarle un poco de azafrán al arroz que se encontraba cocinando. Quedó tan rico que todos sus compañeros lo adoptaron. La receta inspiró la creación del famoso "risotto a la milanese, risotto a la milanesa. Otra leyenda está ubicada en la misma época de la creación del platillo, en el año 1574, en el renacimiento italiano, historia cargada de romanticismo que caracteriza a la época, se cuenta que un joven italiano, discípulo de Valerio de Flandes, artista flamenco que entre otras cosas fue el artífice de las vidrieras del Duomo de Milán, se enamoró de la bellísima hija de su maestro y le pidió matrimonio, está aceptó y se celebraron las nupcias. El novio que era un ferviente aficionado a la cocina quiso impresionar a todos, e hizo algo sencillo pero ingenioso, cocinó un arroz sofrito en mantequilla con cebollas y coloreado con hebras de azafrán, creando así tonos muy armoniosos en el arroz, por el tostado del sofrito y por la especia que es colorante, los invitados quedaron maravillados al ver las fuentes llenas del arroz de color amarillo, que les recordaba el color del oro, hay que recordar que en la época las mesas que tuvieran el color amarillo del oro eran consideradas mesas suculentas. Es por esto que el risotto a la milanesa también es conocido como risotto alla giallo arroz amarillo.